Dra Patricia Correa

La Hiperhidrosis

La sudoración tiene una función fisiológica importante y es la de ayudar al cuerpo a enfriarse en condiciones de sobrecalentamiento.

Aunque para muchos, este mecanismo significa lamentablemente manchas en las axilas, calcetines mojados o manos desagradablemente húmedas y pegajosas.

La Hiperhidrosis

Generalmente, una persona secreta sobre 500ml de sudor al día, pero esta cantidad puede aumentar hasta 3 litros. Cuando la secreción de sudor excede necesidades fisiológicas naturales del cuerpo, se llama la sudoración excesiva o hiperhidrosis.

¿Qué es la Hiperhidrosis?

Se conoce como hiperhidrosis a la producción de sudor excesivo, afecta tanto a hombres como a mujeres, y suele afectar a todo el cuerpo o ser localizada, a menudo se observa en axilas, manos y pies.

La sudoración excesiva se debe a las glándulas sudoríparas hiperactivas que ocasionan molestias. En la mayoría de casos, el problema es local en la naturaleza generalmente cubre sólo los pies y las axilas.

Pero también es conocida diaforesis generalizada, sobre todo el cuerpo. Ciertamente conducentes a la obesidad o la menopausia. El aumento de la sudoración también puede ser síntoma no específico de algunas enfermedades graves.

La sudoración excesiva puede empeorar significativamente la calidad de vida y limitar la actividad social y profesional. Las causas más comunes de sudoración excesiva incluyen diabetes mellitus, hipertiroidismo y alteraciones en el equilibrio hídrico y electrolítico.

Síntomas de la Hiperhidrosis

La sudoración anormal y excesiva es el principal síntoma de la hiperhidrosis, capaz de interrumpir las actividades diarias normales y ocasionar ansiedad social y vergüenza.

Generalmente las personas sudan al realizar ejercicio o algún tipo de actividad física, en situaciones de estrés o en ambiente calurosos, en el caso de la hiperhidrosis la sudoración que se experimenta supera a la sudoración normal.

La hiperhidrosis se manifiesta frecuentemente en axilas, manos, pies, o cara y se presenta al menos una vez por semana, o durante el día, y se produce en ambos lados del cuerpo.

Otro de los síntomas son las sudoraciones nocturnas sin razón aparente, y sudoraciones diarias repentinas con más frecuencia de lo habitual.

Se recomienda estar alerta y consulta a su médico, pues podría convertirse en un signo de una enfermedad grave.

Tipos de Hiperhidrosis

Existen básicamente dos tipos de hiperhidrosis, la hiperhidrosis primaria y la secundaria, que pueden ocurrir por el uso de ciertos medicamentos o acompañar a determinadas enfermedades.

En la hiperhidrosis primaria afecta al 2 o 3 por ciento de la población general y se dice que la causa es genética, emocional o ambiental.

La principal característica de este tipo de hiperhidrosis es la localización bilateral de los síntomas, y aparición independientemente de la temperatura.

La Hiperhidrosis

Su aparición se da antes de los 25 años o en la infancia, además de evidencia ausencia de síntomas durante el sueño y antecedentes familiares positivos.

La hiperhidrosis primaria a menudo afecta un área de la piel, con mayor frecuencia afecta las manos, los pies, las axilas, y con menor frecuencia, la cabeza y la cara.

También puede ocurrir en una ubicación inusual y afectar la ingle, la zona íntima, el pecho, la espalda o el abdomen, así como la zona de los glúteos. El aumento de la sudoración a menudo es el resultado de tendencias individuales y está asociado con el estrés o la ansiedad situacional.

En la hiperhidrosis secundaria o generalizada la sudoración excesiva se produce en todo el cuerpo, y ocurre como resultado de ciertos medicamentos o está asociada con ciertas enfermedades.

La hiperhidrosis secundaria es poco frecuente, y a menudo acompaña a las enfermedades infecciosas agudas con fiebre, infecciones crónicas, trastornos endocrinos, incluso en el curso del hipertiroidismo en niños, diabetes, obesidad, hipopituitarismo, acromegalia.

Hiperhidrosis Plantar

La hiperhidrosis plantar es el aumento de la sudoración plantar a niveles superiores a los requerimientos fisiológicos de termorregulación, y debe ser tratada para evitar patologías mayores.

La causa de hiperhidrosis plantar se dice que viene motivada por otro trastorno o por factores hereditarios, aunque es complicado saber a ciencia cierta las causas de este trastorno.

Hiperhidrosis Palmar

La hiperhidrosis palmar es la sudoración excesiva de las palmas producto de estímulos térmicos o emocionales que ocasionan el exceso de sudoración.

Hiperhidrosis Axilar

La hiperhidrosis axilar se caracteriza por el exceso de sudoración en las axilas de la cual existe una leve predisposición familiar y mayor incidencia en el sexo femenino.

Tratamiento Hiperhidrosis

Lo primero es acudir al médico, quien lo evaluara y determinará la causa de la enfermedad, en caso de existir una enfermedad preexistente que agrave el problema, se deberá tratar primero dicha enfermedad.

Cuando no hay una causa definida se debe controlar la sudoración excesiva, y es posible que sea necesario combinación de tratamientos.

Los medicamentos utilizados para tratar la hiperhidrosis son los antitranspirantes de venta con receta, cremas, medicamentos para los nervios, antidepresivos, toxina botulínica, cirugía y otros procedimientos.

Habitualmente el uso de antitranspirantes a base de aluminio para la higiene diaria suele ser suficiente para reducir la transpiración y mantenerte fresco.

Los antitranspirantes solo deben aplicarse en un área limitada de la piel, no en todo el cuerpo. En el caso de sudoración intensa, se pueden utilizar preparaciones locales que bloqueen los orificios de las glándulas sudoríparas.